Standard Post with Image

La mujer que quería opinar

Quizás algunos de vosotros teníais muy claro desde siempre a qué os querías dedicar, o tuvisteis padres muy persuasivos o que os animaron a ir probando distintas actividades de pequeños, pero otros tuvimos una infancia sin ataduras ni complejos, pero también sin ninguna dirección… Y de repente, un día, la vida nos empezó a plantear dilemas y tuvimos que empezar a tomar decisiones. Lo relevante de tomar una decisión no es solamente que sea sobre un tema esencial o que implique ciertas consecuencias, sino que, en muchos casos, hay que tomarla individualmente.

Leer más
Standard Post with Image

Cuando menos te lo esperas

‘Siempre hacia adelante’, ‘no mirar atrás’ o ‘lo mejor está por llegar’ son consignas alentadoras que nos repetimos hasta el infinito para que, a pesar de las frustraciones que nos da la vida, (y/o nos comunican algunas personas de la vida), sigamos por la ruta por la que veníamos y continuemos el camino erguidos, expectantes y decididos. A pesar del cambio de tendencia económica, en estos últimos tiempos, me he topado con buenos amigos y grandes profesionales (algunos, unos cracks) que, de la noche a la mañana, han pasado de estar en el pedestal de los altos ejecutivos o en la comodidad del middle management a llamarme por teléfono convertidos en personas de a pie. Es muy contradictorio que, con lo que llegamos a preocuparnos en prever lo peor en infinidad de temas, no seamos capaces de pensar sobre qué haríamos si nuestro futuro profesional se desligase finalmente de unas siglas comerciales.

Leer más
Standard Post with Image

Una nueva perspectiva

Cuando miramos durante largo tiempo hacia un punto y nos concentramos profundamente, quizás para resolver un pensamiento enredado, acabamos teniendo una visión borrosa de la imagen, o bien, podemos acabar mareados. Si además lo que estábamos pensando era algo que nos preocupaba, el problema sigue ahí. Eso les pasa a los fundadores de una empresa en el caso en que tengan que tomar una decisión difícil, como por ejemplo, decidir quién les va a suceder en el negocio o cómo hacer frente a los malos resultados. Y no solamente ellos, sino también a los altos ejecutivos de empresas de referencia, cuando la tendencia del mercado les lleva a un punto de no retorno y tienen que tomar decisiones drásticas para seguir existiendo. Y finalmente, también a los soñadores, aquellos futuros emprendedores que saben a lo que les gustaría dedicarse, pero que temen equivocarse de estrategia. Todos ellos siguen mirando a ese punto fijo en la lejanía. Para dejar ese punto y avanzar, a todos ellos les receto algo hoy tan simple como osado: un cambio de perspectiva.

Leer más
Standard Post with Image

Let's celebrate!

Justo después de que el 1 de diciembre asome por el calendario, y como si después del 31 se hubiera previsto un apagón general, entramos en un periodo de “urgencia” en el que intentamos terminar, cerrar, acabar, a la vez que miramos atrás y revisamos lo que nos ha deparado el presente año. Y como en general somos bastante cenicientos, tendemos a darle más espacio a los errores y los sinsabores, a los sueños frustrados o los proyectos inconclusos que a los éxitos, las alegrías, las sorpresas o las buenas noticias que, seguro, han desequilibrado la balanza a nuestro favor. Pero así parece que es nuestro proceso humano de crecimiento: de lo aprendido, tomamos acción, de lo disfrutado, lo guardamos para el recuerdo… Para darle la vuelta a este ciclo, y cambiar de perspectiva tal como dicta la filosofía softlanding, he decidido hacer un resumen juntándolo todo: aprendizajes y logros, poniendo en el centro lo más importante, las personas.

Leer más
Standard Post with Image

Lo reconozco, me gustaría ser un knowmad

Los cambios a los que nos somete la tecnología son vertiginosos. Los de mi generación, que nacimos en un siglo y no fuimos educados para vivir en el siguiente, no nos queda otra que asumir cada día el reto de transformarnos, porque para seguir estando arriba en el entorno empresarial, con nuestra sólida experiencia no basta. Sin embargo, a pesar de la incertidumbre que provoca que el mundo galope a lomos de la tecnología, ésta nos ha regalado algo maravilloso: la democratización del conocimiento. Internet ha desclasado el acceso a la información y ha hecho emerger el talento desde cualquier rincón del planeta, ajeno a universidades renombradas o centros inaccesibles. Por fin, para crecer profesionalmente ya no es necesario, sino solo una opción, pasar por cinco años de universidad, ingresar en las filas de una consultora durante diez años, o vestirse como un autómata cinco días por semana. ¡Bienvenidos al mundo de los knowmad, el perfil de trabajador que liderará las empresas más innovadoras en un futuro muy cercano!.

Leer más
Standard Post with Image

Orgullosa de...

Hace bastantes años, un jefe directo, en un arranque de los suyos, me espetó: ¡es que contigo, las cosas no pasan!”. Al cabo de un tiempo, otro jefe se sumó con su frase a mi lista de favoritas: “está claro que hay que presionarte para que des lo mejor de ti…”. A juzgar por el tono, me quedó claro que en las multinacionales, a los grandes líderes no se les escoge por sus dotes de empatía. Lo que quiero resaltar, sin embargo, es el efecto que produjeron esas frases en mí. Es como si durante los años que fueron siguiendo hubiera cogido esa lista de favoritas y me hubiera dedicado a darles la vuelta, una por una, para poder llegar hasta donde estoy hoy: porque, precisamente, en softlanding nos dedicamos a “hacer que las cosas sucedan”, aterrizando las ideas en planes de acción concretos, y además lo hacemos con una metodología que “estimula y hace brillar lo mejor de cada uno”...

Leer más